Matemáticas aplicadas al Derecho: Casos especiales en el correcto cálculo de contribuciones en el Comercio Exterior y la delimitación de responsabilidad en el Derecho Marítimo

La gran mayoría de las personas, incluso algunos colegas abogados, piensan que las Matemáticas no tienen relación alguna con el Derecho y por tanto son innecesarias, sin embargo, ese es un error terrible.

 

Las Matemáticas nos guste o no están presentes en nuestra vida diaria, como cuando vamos a la tienda a comprar una golosina o vamos al super o al mercado por nuestra despensa, o incluso para guardar un número telefónico que a final de cuentas implica números. Es más, hasta para nuestras generales están presentes, como el indicar nuestra fecha de nacimiento o las claves del Registro Federal de Contribuyentes (RFC) o la Clave Única del Registro de Población (CURP).

 

Ahora antes de profundizar en el tema definamos lo que son las Matemáticas:

 

1.- Para el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: “Del latín mathematĭcus, y este del griego μαθηματικός mathēmatikós; la forma f., del latín mathematĭca, y este del griego [τὰ] μαθηματικά [tà] mathēmatiká, der. de μάθημα máthēma ‘conocimiento’. Instrumento matemático. Ciencia deductiva que estudia las propiedades de los entes abstractos, como números, figuras geométricas o símbolos, y sus relaciones. U. m. en pl. con el mismo significado que en singular”[1].

 

2.- Para la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires: “La ciencia que estudia las operaciones con números, la relación entre las formas y el espacio, las funciones, el azar. Pero, a la vez, pocos sospechan que, además de ocuparse de cuestiones abstractas, está detrás de las principales herramientas de Internet, la seguridad informática, de un buen fixture de fútbol; y que los matemáticos, además, son fundamentales en el desarrollo de áreas como la física, la biología o la ingeniería”[2].

 

De lo anterior podemos concluir que las Matemáticas es una Ciencia que parte de axiomas y sigue el razonamiento lógico, para estudiar las propiedades, estructuras abstractas y relaciones entre entidades abstractas como números, figuras geométricas, íconos, glifos o símbolos en general, para resolver problemas planteados en contextos específicos y es aquí donde se relaciona con el Derecho, ésta Ciencia Social que nace para regular la conducta externa del individuo para su desarrollo personal y lograr una sana convivencia colectiva en pro del desarrollo de la sociedad en un territorio específico, a través de un conjunto de normas jurídicas, que nacen de un Proceso Legislativo, no pasando desapercibido por supuesto a las Fuentes del Derecho como la Costumbre, la Jurisprudencia, la Doctrina y los Principios Generales del Derecho para que cumpla con su objetivo; ahora bien, en concreto tenemos dos ejemplos en donde las Matemáticas se relacionan muy bien con el Derecho, y que de ignorarse o no saberlas aplicar correctamente, por increíble que parezca, se nos deja en incertidumbre, lo que se traduce en un estado de indefensión.

 

Los dos ejemplos a los que me refiero son el Comercio Exterior por una parte y el Derecho Marítimo por la otra, y para poder comprender mejor el contexto del presente artículo es importante definirlos:

 

1.- Comercio Exterior: Aquél intercambio de bienes, servicios y flujos de capital entre Estados y/o bloques de integración económica como la Unión Europea, siendo relevante la presencia de la balanza comercial, ese volumen de importaciones y de exportaciones de cada Estado o bloque como la citada Unión Europea o el MERCOSUR, distinguiéndose del Comercio Internacional porque éste último hace alusión al intercambio de bienes, servicios y flujos de capital pero a nivel global, sin que exista una precisa balanza comercial entre los países, ya que estamos hablando de todo el mundo.

 

2.- Derecho Marítimo: “Conjunto de normas jurídicas que regulan todos los hechos y actos jurídicos que surtan sus efectos y/o se desarrollen en la mar y/o tengan como objetivo el producir consecuencias de Derecho en la mar y en todas las actividades y demás industrias relacionadas con ella, siendo de carácter multidisciplinario pero autónomo siempre”[3].

 

Primero quiero comenzar a desmenuzar la relación y aplicación de las Matemáticas al Comercio Exterior para después hacer lo propio con el Derecho Marítimo, y es el caso que nos ocupa que siempre en el referido Comercio Exterior, tiene que existir un pedimento para poder destinar las mercancías a cualquiera de los regímenes aduaneros contemplados en el artículo 90 de la Ley Aduanera. Enfoquémonos en la importación para el primer ejercicio práctico que vamos a hacer para que quede más claro lo que les quiero decir.

 

EJERCICIO 1:

 

Para todo cálculo de contribuciones[4] yo necesito saber ¿cuál será mi base gravable? Es decir, ese valor en aduana a que hace alusión el artículo 64 de la Ley Aduanera que será el monto a partir del cual haré mis cálculos correspondientes para saber ¿cuánto es lo que pagaré por contribuciones?

 

No olvidemos que el valor en aduana es el precio pagado por las mercancías (valor comercial) SIEMPRE Y CUANDO NO HAYA INCREMENTABLES[5], caso contrario éstos se sumarán para obtener mi correcto valor en aduana.

 

Y bien, comencemos con este primer ejercicio para ilustrar mejor lo que les acabo de decir:

 

Mercancía: Baterías y pistones de arranque.

País de origen: China.

 

Valor comercial: 100,000 U.S. Dlls. = $1,997,030.00

 

Incrementables: No hay.

 

Valor en aduana: $1,997,030.00

 

Fecha de entrada: 06 de Septiembre de 2021.

 

Tipo de cambio: $19.9703

 

Fracción arancelaria: 8507.10.99

 

Contribuciones a pagar:

 

a) 15% IGI: $299,555.00

 

b) 8 al millar DTA: $15,976.00

 

c) 16% IVA: $370,010.00

 

TOTAL A PAGAR: $685,541.00

 

Lo primero que debemos conocer es si al valor comercial le sumamos incrementables, que como podemos ver en este caso no los hay. Luego, entonces dicho valor en aduana será también el valor comercial, posterior a ello tengo que saber la fecha de entrada, que es la fecha de causación de las contribuciones en términos de lo dispuesto en el artículo 56 de la Ley Aduanera[6]). Esto es de suma importancia ya que sabré el tipo de cambio del dólar de los Estados Unidos de América respecto del peso y siempre tomaré el del día hábil anterior a la fecha de entrada de las mercancías, de conformidad con los artículos 1º de la Ley Aduanera, 20, 20 bis y 21 del Código Fiscal de la Federación y 1º, 2º, 2º bis, 4º, 7º, 8º y 9º de la Ley Monetaria de los Estados Unidos de América.

 

Una vez obtenido mi monto en pesos ya haré el cálculo correspondiente de las contribuciones que tengo que pagar, con base en la clasificación arancelaria de las mercancías que se estén importando.

 

Ahora hagamos otro ejercicio en donde sí haya incrementables y, para hacerlo más interesante, también hay monedas extranjeras diferentes al dólar de los Estados Unidos de América.

 

EJERCICIO 2:

 

Mercancía: Preparaciones químicas (humato de potasio, ácidos fúlvicos, aminoácidos).

 

País de origen: Francia.

 

Valor comercial: 786,679 euros = EQUIVALENCIA DE LA MONEDA EXTRANJERA CON RESPECTO AL DÓLAR EUA: 1.18565 = 932,726.00 U.S. Dlls. = $18,983,026.00[7]

 

Incrementables:

 

•        Flete: 2% del valor comercial de la mercancía = $379,661.00

 

•        Seguro: 15% del valor comercial de la mercancía = $2,847,454.00

 

•        Regalías: 5% del valor comercial de la mercancía = $949,151.00

 

VALOR EN ADUANA: $23,159,292.00

 

NOTA: Mi valor en aduana en este caso es el valor comercial más los incrementables pagados.

 

Fecha de entrada: 28 de Agosto de 2021.

 

Tipo de cambio: $20.3522

 

Fracción arancelaria: 3824.90.99

 

Contribuciones a pagar:

 

a) 5% IGI: Exento.

 

b) 8 al millar DTA: $352.00

 

c) 16% IVA: $3,705,543.00

 

TOTAL A PAGAR: $3,705,895.00

 

Como podemos ver es muy sencillo, ahora podrá surgir la pregunta ¿para qué sirve conocer el correcto cálculo de contribuciones en el Comercio Exterior? Tenemos las siguientes respuestas:

 

1.- Para saber lo que efectivamente voy a pagar en mi pedimento de importación, que además de ser el documento que acredita la legal estancia de las mercancías que ahí se declaran, de conformidad con el artículo 146 de la Ley Aduanera, también lo es que de conformidad con la Jurisprudencia número 195,613, de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se equipara a una declaración fiscal, porque ahí se están pagando contribuciones, permitiéndome transcribirla para una mejor y mayor ilustración de mi dicho:

 

No. Registro: 195,613

 

Jurisprudencia

 

Materia(s): Administrativa

 

Novena Época

 

Instancia: Segunda Sala

 

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

 

VIII, Septiembre de 1998

 

Tesis: 2a./J. 62/98

 

Página: 365

 

PEDIMENTO. ES UNA ESPECIE DE DECLARACIÓN FISCAL, RELATIVA A OBLIGACIONES TRIBUTARIAS EN MATERIA DE COMERCIO EXTERIOR.

 

El término declaración fiscal constituye cualquier expresión escrita relativa al cumplimiento de una obligación tributaria que realiza el sujeto pasivo ante la autoridad hacendaria, mientras que el pedimento es una especie de declaración fiscal relativa al cumplimiento de obligaciones tributarias en materia de comercio exterior, por medio del cual sea el importador o el exportador manifiestan a la autoridad aduanera, en forma escrita, la mercancía a introducir o a enviar fuera del territorio nacional, la clasificación arancelaria, el valor normal o comercial, los impuestos a pagar, y el régimen aduanero al que se destinarán las mercancías. Por consiguiente, debe aceptarse que dentro del contexto de declaraciones en materia de impuestos federales, se encuentran los pedimentos.

 

Contradicción de tesis 22/97. Entre las sustentadas por el Segundo y Tercer Tribunales Colegiados del Sexto Circuito. 12 de junio de 1998. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: Armando Cortés Galván.

 

Tesis de jurisprudencia 62/98. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión pública del doce de junio de mil novecientos noventa y ocho.

 

2.- De igual manera, es un muy buen agravio que puedo hacer valer en cualquier medio de defensa para saber si en realidad la autoridad me está determinando correctamente el crédito fiscal que consta en su resolución administrativa.

 

Una vez explicado lo anterior, pasemos ahora al campo del Derecho Marítimo, que lastimosamente no se le ha dado la importancia que merece en México, pero es tiempo de cambiar la Historia y las cosas, pues es inconcebible que siendo uno de los países con la mayor extensión marítima del planeta y encima de eso, extremadamente ricos en recursos vivos y no vivos, tanto en su espacio marino, como en la plataforma continental, permitiéndome ilustrar con la siguiente ilustración los conceptos mencionados con antelación, para darme a entender mejor con Ustedes:

 

 

Vamos a conocer ahora un tema por demás interesante, a saber EL PROCESO DE LIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD EN EL DERECHO MARÍTIMO, que además de tener su fundamento legal en la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, también se hace presente la Convención sobre Limitación de la Responsabilidad Nacida de Reclamaciones de Derecho Marítimo, pues no podemos pasar desapercibido el carácter internacional de esta hermosa rama del Derecho, ya que tiene que ver con la mar, espacio común de la Humanidad, respetando obviamente los límites donde el Estado ejerza jurisdicción, refiriéndonos en concreto a la alta mar.

 

Este proceso tiene como objetivo que se declare la existencia del derecho a la limitación de la responsabilidad del sujeto que haya provocado un accidente o sea protagonista de un siniestro en la navegación y por supuesto en las instalaciones portuarias, y también que se determine la suma total que, en caso de ser condenado, deba pagar el propietario, naviero o sujeto legitimado conforme a Tratados Internacionales a un conjunto de acreedores, así como que se establezca la manera en que dicha suma debe ser distribuida entre éstos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 304 de la Ley de Navegación y Comercio Marítimos.

 

Como notas importantes, antes de hacer nuestro ejercicio práctico quiero resaltar lo siguiente:

 

  • Siempre conocerá el juez de distrito competente en el puerto en que se produjo el acontecimiento.

 

  • Si se produjo fuera de puerto, será competente el juez de distrito en el primer puerto en que después del evento haga escala.

 

  • En caso de que la embarcación no arribe al puerto de destino, conocerá el juez con jurisdicción en el puerto de origen del último viaje o del puerto de destino a elección del actor.

 

No olvidemos que el artículo 104, fracción IV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que el Poder Judicial de la Federación conocerá SIEMPRE de todas las controversias que versen sobre Derecho Marítimo.

 

Es de suma relevancia conocer los límites generales de responsabilidad, de conformidad con el artículo 6 de la Convención sobre Limitación de la Responsabilidad Nacida de Reclamaciones de Derecho Marítimo, mismo que a la letra dice:

 

“Artículo 6 Límites generales

 

  1. Los límites de responsabilidad para reclamaciones que, siendo distintas de las mencionadas en el Artículo 7, surjan en cada caso concreto, se calcularán con arreglo a los siguientes valores:

 

  1. a) respecto de las reclamaciones relacionadas con muerte o lesiones corporales,

 

  1. i)000 unidades de cuenta para buques cuyo arqueo no exceda de 500 toneladas;

 

  1. ii) para buques cuyo arqueo exceda de ese límite, la cuantía que a continuación se indica en cada caso más la citada en el inciso i):

 

de 501 a 3.000 toneladas, 500 unidades de cuenta por tonelada;

 

de 3.001 a 30.000 toneladas, 333 unidades de cuenta por tonelada;

 

de 30.001 a 70.000 toneladas, 250 unidades de cuenta por tonelada; y

 

por cada tonelada que exceda de 70.000 toneladas, 167 unidades de cuenta;

 

  1. b) respecto de toda otra reclamación, i) 167.000 unidades de cuenta para buques cuyo arqueo no exceda de 500 toneladas; ii) para buques cuyo arqueo exceda de ese límite, la cuantía que a continuación se indica en cada caso más la citada en el inciso i):

 

de 501 a 30.000 toneladas, 167 unidades de cuenta por tonelada;

 

de 30.001 a 70.000 toneladas, 125 unidades de cuenta por tonelada; y

 

por cada tonelada que exceda de 70.000 toneladas, 83 unidades de cuenta.

 

  1. Si la cuantía calculada de conformidad con el párrafo 1 a) no basta para satisfacer en su totalidad las reclamaciones mencionadas en él, se podrá disponer de la cuantía calculada de conformidad con el párrafo 1 b) para saldar la diferencia impagada de las reclamaciones mencionadas en el párrafo 1 a), y esa diferencia tendrá la misma prelación que las reclamaciones mencionadas en el párrafo 1 b).

 

  1. No obstante, sin perjuicio de ejercer el derecho a las reclamaciones relacionadas con muerte o lesiones corporales de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 2, todo Estado Parte podrá estipular en su legislación nacional que las reclamaciones relacionadas con daños a obras portuarias, dársenas, vías navegables y ayudas a la navegación tengan, en relación con las otras reclamaciones mencionadas en el párrafo 1 b), la prelación que establezca esa legislación.

 

  1. Los límites de responsabilidad aplicables al salvador que no opere desde un buque o al salvador que opere exclusivamente en el buque al cual o en relación con el cual esté prestando servicios de auxilio o salvamento, se calcularán sobre la base de un arqueo de 1.500 toneladas.

 

  1. A los fines del presente Convenio, por arqueo del buque se entenderá el arqueo bruto calculado de conformidad con las Reglas que figuran en el Anexo I del Convenio internacional sobre arqueo de buques, 1969.”

 

Tomemos como ejemplo un caso sencillo, en donde surja una reclamación general por un accidente ocasionado por una embarcación entre las 500 y 30,000 unidades de arqueo bruto[1], debiendo tomar en consideración 167 unidades de cuenta por tonelada.

 

Mi PRIMER PASO será el conocer el tonelaje bruto (unidades de arqueo bruto, ello lo acredito fehacientemente con el certificado de arqueo de la nave), supongamos que tiene 12,901.

 

Mi SEGUNDO PASO es convertir esas unidades de arqueo bruto en una unidad monetaria precisa, por ejemplo de dólares a pesos y para ello yo debo de conocer el Derecho Especial de Giro (moneda del FMI basada en las 5 monedas más poderosas del orbe, dándose a conocer a diario y en México, mensualmente en la tabla de equivalencias de las monedas extranjeras con respecto al dólar), que corresponde en este caso a 167 DEG (Derechos Especiales de Giro).

 

El TERCER PASO es restarle a 12,901 500 unidades de arqueo bruto, que es la medida mínima de toda embarcación, el resultado es 12,401 unidades de arqueo multiplicado por 167 DEG y el resultado por 1.5 que es el equivalente de los DEG en dólares, lo cual me da 3,106,450.50 U.S. Dlls. que en moneda nacional serán $60,051,996.94 siendo mi límite de responsabilidad en los casos señalados en el artículo 6 de la citada Convención sobre Limitación de la Responsabilidad Nacida de Reclamaciones de Derecho Marítimo.

 

Podemos revisar un ejemplo práctico en el siguiente edicto, publicado en el Diario Oficial de la Federación[2]: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5442601&fecha=27/06/2016

 

¿Vemos ahora la importancia de las Matemáticas aplicadas al Derecho? Espero que con estos ejemplos haya quedado claro y podamos hacer conciencia de su importancia, y de recalcar que, si les interesa conocer, estudiar y ejercer el Derecho Marítimo, es muy importante tener presente que las Matemáticas estarán siempre ahí, por las razones ya explicadas, no olvidando que lo mismo sucede con el Comercio Exterior.

 

[1] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: https://dle.rae.es/matem%C3%A1tico

 

[2] Página de internet de la Facultas de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires: https://exactas.uba.ar/ensenanza/carreras-de-grado/ciencias-matematicas/

 

[3] Askar Camacho, Rubén Abdo. “Derecho Marítimo para Principiantes”. Ed. CyT Group. 2020. México. p. 7.

 

[4] Hay una gran confusión entre los conceptos CONTRIBUCIONES e IMPUESTOS, el primero es general y el artículo 2º del Código Fiscal de la Federación los define como esos conceptos que se pagarán conforme a la obligación establecida en el artículo 31, fracción IV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dividiéndolos en impuestos, contribuciones de mejora, derechos y aportaciones de seguridad social. Con ésta definición nos queda claro que son acepciones distintas, por eso es incorrecto pensar que en un pedimento por ejemplo, sólo se pagan impuestos, pues de ser así ¿dónde queda entonces el Derecho de Trámite Aduanero (DTA)?

 

[5] Los incrementables se componen por el flete, el seguro, los gastos de empaque y embalaje y las regalías.

 

[6] Grosso modo, en tráfico aéreo será el día en que la aeronave aterrice al primer aeropuerto nacional, en tráfico marítimo el día en que la embarcación fondee, atraque o sea amarrada en el primer puerto mexicano y en tráfico terrestre el día en que se cruce la línea divisoria entre nuestros vecinos Estados Unidos, Guatemala y Belice, según sea el caso. Para el supuesto de las mercancías que sean enviadas por vía postal, seguirá éstos mismos principios.

 

[7] Aquí lo que tengo qué hacer, es revisar la tabla de equivalencias de monedas extranjeras con respecto al dólar de los Estados Unidos de América que el Banco de México publica de forma mensual, lo multiplico y una vez obtenido el monto en los referidos dólares, los convierto en pesos tomando en cuenta el tipo de cambio del día hábil anterior a la fecha de entrada de las mercancías.

 

[8] De conformidad con los numerales 4.54 y 4.55 de la Norma Oficial Mexicana NOM-002-SCT4-2013, Terminología Marítima-Portuaria, las UNIDADES DE ARQUEO BRUTO (también conocidas como tonelaje de arqueo bruto), es el volumen total de todos los espacios cerrados de una embarcación, expresado en toneladas Moorson, que equivalen a 100 pies cúbicos o 2.83 metros cúbicos; siendo importantes para el cálculo de pagos de derechos, cuotas, pilotaje, peajes, etcétera. Mientras que las UNIDADES DE ARQUEO NETO, se refiere al volumen de los espacios útiles reservados para el transporte de carga o pasajeros, también expresado en toneladas Moorson.

[9] Siempre es importante revisar la sección de Avisos Judiciales del Diario Oficial de la Federación, para ver si se publicaron edictos, como el que mencionamos hace un momento en nuestro ejemplo práctico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otros artículos

Suscríbete a nuestro newsletter

En donde te compartiremos noticias, cursos, artículos y mucho más